Oh Oh… acné adulto a la vista

El acné es una afección impredecible y aunque en la etapa adolescente se refleja en cantidad sobretodo en la piel de los hombres,  en mujeres de entre los 30 y 45 años de edad es cuando… “tchan – tchan” suele hacer acto de presencia y por mal que nos pese cada vez es más frecuente.
 
Los motivos por las que aparece el acné tardío, son aún controvertidos. En el mundo de la dermatología existe todavía una gran diversidad de opiniones por lo que a las causas se refiere. Lo más probable es que se trate de un problema en el que se suman distintas anomalías como factores hormonales, cosméticos, medicamentosos, dietéticos, tabaco, estrés, polución, etc.
 
Las alarmas se activan cuando empiezan a aparecer brotes localizados de granitos de forma repentina. Mientras que en la adolescencia se suelen extender desde la frente al resto de la cara, los brotes en la edad adulta pueden empezar a ser visibles o bien en la parte inferior del rostro, en mandíbula y mentón, o bien justo en la zona de la frente.
 
Tras comprobar los primeros síntomas, lo primero que debemos hacer y cuanto antes es tomar como hábito algunas reglas generales para combatirlo de raíz:
 
  1. Utiliza agua tibia y un limpiador  apropiado para descongestionar la piel y ayudarla a respirar con naturalidad. ¡Ojo! El agua demasiado caliente o fría pueden agravar el acné.
  2. Deja en paz a esa espinilla o granito que tanto te molesta. Lo sabemos… cuesta mucho. Pero aunque te moleste un montón deja que se cure de forma natural. Toqueteártelos puede hacer que empeore la situación o que te dejen marcas o cicatrices difíciles de quitar.
  3. Aplícate tratamientos e hidratantes (preferiblemente matificantes) que lleven activos de eficacia probada para combatir el acné o las espinillas. El ácido salicílico, el niacinamida, extractos de romero, centella o los prebióticos son algunos de ellos.  
  4. ¿Maquillaje? Claro que sí. ¿Porqué no tendrías que poder usar maquillaje? Utiliza productos con formulas oil free preferiblemente con base líquida o cremosa para no taponar los poros.
  5. Sobretodo, al final del día… retira debidamente el maquillaje (si llevas). Sí o sí en cualquier de los casos, limpia profundamente tu piel antes de acostarte con una limpiadora adecuada. Entre gel o espuma, elije la textura que más te guste. Sigue el ritual con un tónico para ayudar a cerrar con mayor agilidad los poros y acaba con la hidratante que estés usando para el tratamiento.
 
En Mumona hemos creado una sección específica con una muy exhaustiva y analizada selección de productos para ayudar a tu piel si estás pasando por el proceso. Y tu… ¿Has tenido acné adulto o estás pasando por ello? Si necesitas comentar cualquier duda que tengas o quieres compartir tu experencia aquí estamos :D
Danos tu opinión
No se han encontrado comentarios
Déjanos tu comentario
Puntúa:
El comentario será revisado