Quién está detrás

Hace 8 años se cruzó en mi camino una de estas marcas que ocupan una pequeña parcela en el competitivo mundo de la cosmética. Una marca que pocos conocen y pero que cuando se prueba, a muchos engancha. Una marca con un packaging sencillo, con una comunicación escasa,  pero con un departamento técnico y de I+D que es la repera y que crea unos productos con una calidad de ¡Olé!. Y lo digo sin tapujos y lo pongo en negrita, con una calidad muy superior a muchas marcas que en el mercado se denominan Premium y que por supuesto su precio también es Premium.  
 
Esta pequeña marca, sigue siendo propiedad de una familia desde hace 4 generaciones. Sí… la marca tiene pocos recursos para escalar en el mercado y que todos sepan de ella. Pero tiene la suerte de contar con un equipo humano detrás que lo da todo ella porqué se la sienten como suya y la sacan hacia delante con un entusiasmo y unas ganas brutales.
 
Cuando supe de su existencia y surgió la oportunidad me sumé al proyecto como responsable de Marketing y Comunicación y la verdad, es que ha sido una de las cosas más bonitas que he hecho en mi vida.
 
Los años han ido pasando des del día que empecé a trabajar tropecientas horas al día al lado de Vanessa, Marian, Xevi, Jaume, Jordi, Joan Mª, Josep Mª…Y por el camino me he ido topando con profesionales como la copa de un pino y personas alucinantes de otras pequeñas-grandes marcas todas luchadoras y con un punto de locura. En fin, el cocktail perfecto que se necesita para embarcarte en estas aventuras donde uno no se limita a su trabajo, sino que acaba haciendo lo que haga falta.
 
Ahora ha llegado la hora hacer un (-). Ahora toca ser mamá, estar más cerca de la familia y del peque que está en camino. Sigo colaborando con la marca como freelance y el reto que me he propuesto con Mumona es darle voz a ella y a muchas otras marcas de belleza que también existen, que es difícil a saber de ellas porqué no se pueden publicitar a los 4 vientos pero que cuando las pruebas y te introduces en su mundo, ya no hay vuelta atrás. Hoy muchos las han categorizado como marcas de cosmética nicho. Algunos también dicen que son marcas de culto, otros dicen que son el nuevo lujo del s. XXI. Bueno... Tal vez así sea… 
 
Nuria Aluart

OK